TECHO DE LAMINA
La tecnología con lo que actualmente se hacen las láminas de acero proporcionan mayor resistencia, durabilidad y seguridad a las construcciones que son techadas con este material.

Actualmente es uno de los materiales más seguros para construcciones urbanas y rurales, logrando ser una alternativa ideal para factores externos como la lluvia, el sol, nieve, viento o granizo.

También son efectivos para la conducción de calor de manera excelente y reflejan los rayos del sol. El metal también reducirá al mínimo el calor del mediodía.

Por su poco peso, es ideal trasladarlas de un lugar a otro sin ninguna complicación para ser instaladas en la construcción donde vayan a servir como techo.

Un techo metálico solo pesa entre 25 a 75 kilogramos por metro cuadrado, mientras que las losas de concreto llegan a 350 hasta 450 kilos por metro cuadrado.

Su durabilidad puede durar más de 20 años, y en algunos materiales como el cobre, acero inoxidable, aluminio y el zinc, pueden llegar hasta los 100 años.